¿DESEAS DECORAR TU CASA AL ESTILO NÓRDICO?

Encuentra los cuadros de estilo escandinavo que más te gusten…

Todos
Cuadrados
Horizontales
Verticales
DAYS OF SUMMER
Desde 245,90 €
SEE YOU SOON
Desde 245,90 €
AUTUMN
Desde 242,90 €
33rd STREET
Desde 242,90 €
IN THE SILENCE
Desde 235,90 €
BLUE OCEAN
Desde 245,90 €
SOME NICE MEMORIES
Desde 245,90 €
SOMEWHERE
Desde 234,90 €
DREAMING WITH OTHER WAYS
Desde 231,90 €
ON MY WAY
Desde 242,90 €
gastos de envio
1978 (4)
devolución
Los cliente de Hello Lila valoran nuestros cuadros...

(9.40/10)

PERO... ¿QUÉ ES EL DISEÑO DE ESTILO NÓRDICO?

¿Qué es el estilo nórdico?

Noruega, Suecia y Dinamarca forman, en conjunto, lo que se conoce como países nórdicos, los cuales destacan no sólo por sus bellos paisajes, su cultura única y su moderna sociedad, sino también por disponer de uno de los estilos más populares en el mundo. De esta forma, el estilo nórdico (al que también se le conoce como escandinavo) podría considerarse como la expresión artística, estética y cultura nacida en el seno de esta región y que se caracteriza por ser sobria, sencilla y práctica. Como decimos, el estilo nórdico está presente en varias disciplinas, desde la pintura hasta la música, pasando, como no podía ser de otra forma, por la decoración. Como consecuencia de esta versatilidad, resulta casi imposible realizar una síntesis que aglutine las características principales del estilo nórdico en todas sus ramificaciones, aunque sí se puede afirmar que hay una gran delicadeza y pasión en cualquiera de ellas.

¿En qué consiste el estilo nórdico?

Si nos centramos en la decoración, hay un máximo referente del estilo nórdico ampliamente conocido en el mundo entero. Se trata nada más y nada menos que de la famosa tienda de muebles IKEA, la cual ha conseguido poner en auge una tendencia tan sencilla como acogedora. El estilo nórdico aboga por el concepto de orden y simplicidad. No existe lugar mejor decorado que aquel en el que cada mueble cumple una función específica, donde nada falta ni nada sobra. Cada objeto debe ocupar la posición que le corresponde, y de poco sirve sobrecargar los espacios con artículos que lo único que hacen es crear una sensación de caos y malestar. Referente a los materiales, la madera es el elemento fundamental, aunque a diferencia del estilo rústico aquí predominan principalmente los tonos blancos y beiges. Lo cierto es que en muchos casos se opta por combinar ambos estilos, ya que ambos son acogedores y comparten determinadas características. En último lugar, hay que hacer referencia al tercer concepto clave que define al estilo nórdico: la luz. Disponer de un salón, un dormitorio o una cocina en la que haya luminosidad es fundamental según esta tendencia. En definitiva, puede concluirse que la “santísima trinidad” del estilo nórdico es el orden, los colores claros y la luminosidad.

¿Cómo amueblar una casa según el estilo nórdico?

Líneas sencillas y uso de la madera en sus tonalidades más claras son las normas a seguir para quien desea decorar su casa según las directrices del estilo nórdico. Para el salón, se puede incorporar una mesa de centro entre los sofás, con patas metálicas y finas, que resalten con el resto de colores. También una estantería modular, con varios compartimentos, la cual puede utilizarse como librería o para colocar algunos objetos decorativos. Ya en el dormitorio, hay que apostar por la máxima sencillez pero sin caer en un estilo demasiado frío, pues se entiende que éste es un espacio en el que debemos sentirnos a gusto, protegidos y que propicie el descanso. Utilizar sillas como mesitas de noche o armarios abiertos es una buena recomendación para conseguir el efecto deseado. Las posibilidades son varias, pues el estilo nórdico ha conseguido reinventarse para adaptarse a diferentes gustos, siendo posible encontrar ambientes nórdicos con tendencias modernas, clásicas o sobrias.
Casas de estilo Nórdico - 550x415
Cocina de estilo escandinavo - 550x415
Cuadros - Estilo Nórdico - Salas y habitaciones

La decoración en el estilo nórdico

Una vez se ha amueblado la casa, queda pendiente escoger cuáles serán los elementos decorativos. En este sentido, cabe destacar que una vez más hay que huir de la sobrecarga y que la sencillez es la mejor alternativa. En muchos casos es interesante colocar algunas plantas por la habitación, pues aportan sensación de vida y ayudan a romper con la monotonía cromática creada con el mobiliario. Por otro lado, hay que prestar una gran atención al uso de la luz. Las lámparas de pie que permiten regular la intensidad son básicas en un hogar de estilo nórdico, ya que permiten adaptar el ambiente a las diferentes situaciones. En cuanto a las paredes, pueden recubrirse con papel pintado con un toque vintage, o simplemente pintarlas con grises, ocres y blanco rotos. Igualmente, pueden combinarse estas opciones para dar más profundidad a un cuarto o incluso para dotarlo de más dinamismo. En último lugar, no hay que descuidar la elección de textiles: alfombras, cojines, mantas, edredones, tapizados del sofá… son tan importantes como todo lo anteriormente mencionado. El pelo de oveja o la piel son materiales que ayudarán a crear la tan buscada sensación de confort, mientras que los estampados geométricos son perfectos para los cojines.

Cuadros de estilo nórdico

El último punto a tratar en este manual del estilo nórdico no es otro que el de los cuadros, pues son fundamentales dentro de las directrices de esta tendencia. Una buena recomendación es escoger aquellos que representen letras, palabras o frases. Las tipografías grandes y coloridas ayudarán a romper un poco con la sensación uniforme del resto del decorado, creando un contraste muy interesante. Los dibujos abstractos, así como las formas geométricas o las pinturas que tengan un toque vintage también servirán para conseguir el efecto deseado. El marco empleado para estos cuadros debe ser de un color llamativo para que sobresalga de la pared, la cual como ya se ha mencionado debe estar pintada en tonos claros. Una buena combinación puede ser la de alternar láminas y pósteres de gran tamaño con otros más pequeños, jugando un poco con las dimensiones de estas imágenes.

Resultado final

El resultado final que ofrece el estilo nórdico es sencillamente espectacular. La sencillez y la austeridad dejan paso a una sensación de calma, paz y tranquilidad difícil de conseguir con cualquier otro estilo. Aquí se concibe al hogar como un refugio, el lugar en el que protegerse del mundo exterior, del caos y del desorden. El uso de elementos que rememoran a la naturaleza, como la madera, las plantas y la luz, permite diseñar ambientes únicos con poco esfuerzo, por lo que el estilo nórdico está al alcance de cualquiera. En definitiva, una elección muy acertada para los amantes de lo básico y lo natural.

Otros estilos que te podrían interesar...